La galopante deforestación dispara el riesgo de extinción
Que la deforestación provoca la pérdida de hábitats claves para la supervivencia de las especies no nos viene de nuevas. Sin embargo, no por ello deja de ser una situación dramática cada vez más alarmante.

De hecho, la deforestación avanza imparable, con lo que también lo hace su efecto perjudicial sobre las especies que viven en las áreas boscosas que la sufren. Según un reciente estudio publicado en la revista Conservation Biology y difundido en España por SEO/BirdLife, la pérdida de masa forestal del planeta en lo que va de siglo ha puesto en riesgo de supervivencia a alrededor de medio millar de especies de mamíferos, anfibios y aves.

El estudio ha analizado los cambios producidos durante la década comprendida entre 2002 y 2012 en una masa forestal habitada por más de 11.000 especies. Para ello utilizaron mapas de Google Earth con el fin de hacer un trabajo de campo vía satélite que complementase los datos de la Lista Roja de Especies Amenazadas, llevada a cabo anualmente por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés).

Al menos 500 especies en peligro

La investigación concluye finalmente que deforestación y extinción van de la mano. En concreto, la gran mayoría de las especies que sufren un creciente riesgo de extinción se encuentran en zonas cuya masa forestal ha padecido una drástica reducción.

La galopante deforestación dispara el riesgo de extinción
Además de establecer una asociación que resulta lógica, pero no por ello menos interesante, el estudio pone el grito en el cielo a golpe de cifras. Básicamente, sugiere que la situación es mucho peor del que se creía.

En cifras, la deforestación de los últimos años habría afectado a entre 198 y 490 especies de anfibios, con un aumento del 33 por ciento en el periodo estudiado, y a una horquilla de entre 215 y 253 en el caso de las aves, incrementando un 15 por ciento más. Por último, el aumento registrado entre los mamíferos es del 25 por ciento, con un número de especies afectadas que oscila entre las 51 y 131.