La galopante deforestación dispara el riesgo de extinción