La hidrólisis alcalina llega a los servicios funerarios para contaminar menos