La humanidad, en peligro de extinción