La innovación ecológica, clave para una economía más fuerte