La insaciable demanda asiática de carbón amenaza el planeta y dispara las muertes