La Interpol busca al joven que empezó maltratando animales y ha acabado devorando a una persona