La leche está contaminada por pesticidas usados hace décadas
Investigadores del Grupo de Investigación en Medio Ambiente y Salud y del Servicio de Toxicología Clínica y Analítica de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) han publicado un artículo científico en la revista Chemosphere en el que confirman que la leche contiene contaminantes tóxicos nocivos.

En el artículo, titulado en español “Residuos de bifenilos policlorados y pesticidas organoclorados en leches convencionales y ecológicas comercializadas en Canarias: niveles y relevancia para los consumidores”, se evalúa el nivel de exposición de la población española y, en especial, la canaria, a contaminantes químicos de alta persistencia ambiental y de conocidos efectos tóxicos, como los pesticidas organoclorados y los bifenilos policlorados.

Los pesticidas organoclorados, derivados de la actividad agrícola que se llevaba a cabo en el pasado, y actualmente prohibidos, siguen presentes en el medio ambiente. Se usaron masivamente en entre los años 1950 y 1970 y aún no han desaparecido.

Estos compuestos se introducen en la cadena alimentaria y tienden a acumularse en alimentos grasos, especialmente, en aquellos de origen animal, como la leche. Los científicos han detectando más de veinte pesticidas organoclorados que pueden producir alteraciones en el sistema endocrino, además de poseer características carcinogénicas y obesogénicas.

En cuanto a la presencia de contaminantes del grupo de los bifenilos policlorados, de origen industrial y fabricados y empleados en el mundo desarrollado actualmente, aunque están prohibidos desde hace unos 30 años.

Este grupo ha sido calificado por los científicos como de especial relevancia porque algunos de ellos poseen características tóxicas similares a las dioxinas, lo que les hace ser mutagénicos, carcinogénicos, teratogénicos y obesogénicos.

Estos compuestos presentes en la leche se han relacionado con la actividad carcinogénica, induciendo en determinados tipos de cáncer, con la creación de malformaciones y por facilitar la inducción de obesidad, además de otras enfermedades.

También se ha analizado leche de producción ecológica. También contiene residuos contaminantes. Las leches convencionales presentan mayores niveles de pesticidas organoclorados que las ecológicas y las ecológicas presentan mayores niveles de bifenilos policlorados que las convencionales.

Según los científicos, los compuestos están presentes en el agua, el suelo y el aire y es imposible evitar su llegada a los alimentos. Convencional o ecológica, sólo obtendremos mala leche.