La liberalización de los horarios comerciales, una medida poco ecológica