La mala calidad del aire disparará las muertes