La mala calidad del aire, una emergencia de salud pública mundial