La matanza de focas de Canadá aumentará este año 2013
Como cada año, va a comenzar en Canadá la matanza de focas. El 95% de las muertes son de cachorros de focas arpa. Entre Canadá y Groenlandia, se calcula que mueren alrededor de medio millón de focas. Además, el método para matarlas es terrible: se las golpea el cráneo con un pico de hierro o con palos que tienen un garfio en la punta. También se emplean rifles.

La caza de focas en Canadá se repite cada año a pesar de que cuenta con una fuerte oposición de la opinión pública. Además de las protestas de los grupos ecologistas y de los grupos de defensa de los derechos de los animales, los científicos han advertido que la debilidad del hielo de los últimos años debido al calentamiento global provoca una mayor mortalidad entre los cachorros.

Este 2013, los cazadores canadienses planean matar unas 100.000 focas. El año pasado se mataron unas 69.000, una cantidad baja debido al deshielo en el Golfo de Saint-Laurent, en la costa Atlántica, que dificultó la labor de los cazadores.

El Gobierno de Canadá ha fijado para 2013 una cuota máxima de 400.000 cabezas. Se calcula que la población total de focas en Groenlandia se acerca a los nueve millones, según datos del Departamento de Pesca de Canadá. Tanto científicos como funcionarios creen que la población se ha, al menos, triplicado desde la década de los setenta del siglo pasado.

Durante los primeros nueve días de caza ya se han matado o capturado unas 60.000 focas. Son miles los cazadores de focas canadienses que estos días se dedican a esta actividad. Hay buenas condiciones meteorológicas y grandes poblaciones de focas, así que se espera que sea una buena temporada de caza.

Tradición y beneficio económico

La matanza de focas de Canadá aumentará este año 2013
La actividad es, en parte, una tradición, pero, también, una importante actividad económica para empresas canadienses, con la que se generan cuantiosos ingresos por la comercialización del aceite de foca, apreciado por su alto contenido en Omega-3.

Desde 2010, la Unión Europea lleva a cabo un embargo que prohíbe el comercio de productos derivados de foca, con la excepción de la venta sin fines de lucro de productos provenientes de la caza tradicional practicada por los inuit.