La mayor planta de producción de microalgas para biocombustibles y otros usos
Dos empresas han puesto en marcha en Jerez de la Frontera, en la provincia española de Cádiz, la mayor planta de producción de microalgas del país y segunda de Europa. El proyecto cuenta con una inversión de 12 millones de euros. El objetivo es cosechar, en dos años, cien toneladas de estos organismos que se destinarán a diferentes usos.

Las dos empresas son Exeleria, filial del grupo español Everis, orientada a la gestión integral de servicios ambientales, y BTME, empresa biotecnológica dedicada exclusivamente a la producción y distribución de microalgas. La investigación y producción de compuestos será para usos como la alimentación de peces, la generación a escala industrial de omega-3 o la elaboración de biocombustibles.

La planta ya está produciendo microalgas. En los dos primeros años, se prevé cosechar 30 toneladas. Las algas crecen en unos invernaderos que tienen una extensión de cuatro hectáreas. Las instalaciones cuentan con un fotobiorreactor de 85.000 litros, el más grande del mundo.

Uno de los usos será la elaboración de Omega-3. Las instalaciones podrán generar el suficiente como para incluir este compuesto en más de 10 millones de cartones de leche.

La planta también contará con un área de investigación sobre el uso de microalgas en el sector farmacéutico, en la generación de medicamentos de última generación. A medio plazo, se prevé hacer pruebas para la obtención de biocombustibles.

La planta cultiva en la actualidad siete tipos distintos de microalgas, aunque se ampliará a veinte cuando esté a pleno rendimiento, de modo que se pueda dedicar parte a sectores como la cosmética y la acuicultura. Con la producción de la planta se podría abastecer todo el consumo de microalgas de las piscifactorías de España, han asegurado las empresas.

Las empresas han elegido Cádiz porque ofrece buenas cualidades para el cultivo a través de la radiación solar, una temperatura media anual adecuada y por la superficie disponible para futuras ampliaciones. Las instalaciones cuentan con sistemas de cosechado, almacenamiento y expedición, y también con laboratorios de microbiología y química.