La ola de incencios masivos de este verano preocupa a Ecologistas en acción
Una “enorme preocupación” es lo que sienten Ecologistas en acción por la ola de incendios que ha acabado con más de 150.000 hectáreas quemadas este verano, el peor período de los últimos cinco años. Según la organización, la suma de los efectos del calentamiento global, los recortes y una mala planificación suponen una combinación explosiva para los bosques españoles.

Dar tijeretazos a los recursos de prevención y política forestal por parte de numerosas autonomías, tal y como está ocurriendo, deriva en una mala gestión de los montes, así como en carencias de personal técnico para la extinción de incendios, como ocurre cuando se suple la falta de bomberos con soldados no especialistas, denuncia la ong.

Lo peor, sin embargo, es la falta de prevención, no sólo por las terribles pérdidas ambientales sino también por las económicas, recuerda en un comunicado emitido en su página web con motivo del fin de la temporada estival. Su balance, por lo tanto, es pesimista, y también lo son sus perspectivas de cara al futuro si no cambia la política.

Entre las principales medidas preventivas y regeneradoras que propone Ecologistas en acción están la demanda de una política forestal que recupere los ecosistemas perdidos, prohibir el fuego en trabajos agrícolas, un pastoreo selectivo en áreas de riesgo, prohibir o limitar el acceso de vehículos a esas mismas zonas y mayor concienciación ciudadana.

Por lo que respecta al cambio climático, está claro que las responsabilidades también son políticas, sobre todo a nivel global. Así, además de que la primera chispa pueda ser o no provocada, apuntan a causas de fondo como la falta de implicación de los responsables políticos locales y estatales con la problemática de los incendios y, en general, con el mensaje de socorro que ya está enviándonos el planeta.