La pérdida de especies nos hace más vulnerables al cambio climático