La pesca de arrastre destroza el lecho marino