La población de oso pardo crece en la Península Ibérica