La polución del aire, factor de riesgo para las enfermedades crónicas