La producción mundial de energía eólica casi se duplicó en 2014