La sexta extinción masiva es peor de lo pensado
A los lectores de este blog y, en general, a todo aquel interesado en las noticias ambientales, no les viene de nuevas que la Tierra esté iniciando su sexta gran extinción, si bien la ciencia va afinando en sus estudios y sus conclusiones no son tranquilizadoras, precisamente.

Son esos nuevos hallazgos los que aportan más conocimiento acerca de esta “aniquilación biológica”, tal como la define un nuevo estudio que sigue haciendo luz al respecto. Una expresión muy apocalíptica, pero ajustada en realidad a un hecho como el que nos ocupa: la sexta extinción en masa en la que está entrando la Tierra, tal y como lleva advirtiendo la ciencia desde hace años.

¿Pero, qué significa tal cosa? Justo lo que parece, la entrada en una era en la que las especies están desapareciendo a un ritmo vertiginoso. En concreto, las tres cuartas partes de todas las especies quedarán borradas de la faz de la Tierra en tan sólo unos pocos siglos.

Sin embargo aterrador esta noción puede ser, nada se compara con un hallazgo reciente (goo.gl/ZGeQmH), publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, que pinta un cuadro completo de la “aniquilación biológica.”
La sexta extinción masiva es peor de lo pensado
Durante años, los científicos han advertido de que la Tierra está entrando en su sexta extinción en masa, una era en la que las tres cuartas partes de todas las especies mueren dentro de sólo unos pocos siglos.

Por tremendo que sea, este nuevo estudio publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (NAS, por sus siglas en inglés), llega más lejos, pintando un escenario negro, que pone al ser humano también en la cuerda floja. Básicamente, en línea con las no menos dramáticas predicciones que realizaron científicos de la NASA hace poco más de tres años, anunciando el colapso irreversible de la civilización industrial.

Realizado por Gerardo Ceballos, experto en ecología que ejerce de profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México, el trabajo concluye que cientos de especies están desapareciendo a un ritmo mucho más rápido de lo esperado, poniendo en riesgo al ser humano.

Extinción a una gran velocidad

La investigación subraya distintos aspectos, a cual más inquietante, en especial cuando afirma que las especies se están extinguiendo a una velocidad muy superior a la que se consideraba normal, llegando a ser alrededor de 100 veces superior.

La sexta extinción masiva es peor de lo pensado
Animales tan simbólicos como las jirafas, rinocerontes, jaguares, elefantes, golondrinas o tigres podrían ser cosa del pasado en apenas un par de décadas. O, en el mejor de los casos, existir únicamente en espacios cerrados.

En otras palabras, muchos animales estarían contra las cuerdas. Bien porque se extinguirían o por estar en la antesala de la extinción recluidos en zoológicos, por lo que se habrían extinguido en el entorno salvaje. Dejarían de vivir en libertad para, finalmente, desaparecer. No en vano, sin su hábitat pierden una parte fundamental que acabará pasándoles factura, más pronto que tarde.

Una visión tan pesimista se debe a un estudio realizado tras analizar a un grupo bien documentado de 177 especies de mamíferos, para concluir que todos ellos habían visto su territorio reducido al menos un 30 por ciento entre los años 1900 y 2015. A su vez, se concluyó que, durante el mismo periodo, más del 40 por ciento de las especies habían perdido al menos el 80 por ciento de su área de distribución geográfica.

Estos resultados sorprendieron a los mismos autores del estudio. Su sorpresa fue tal que, ante tal panorama, no pudieron menos que afirmar que la “sexta extinción en masa de la Tierra es más grave” de lo que se creía. Haber descubierto que numerosas especies de todo el mundo estaban sufriendo un “altísimo grado de descomposición de la población” no era una novedad en sí mismo, pero sí la gravedad de la misma, puesto que sus hallazgos permitieron concluir que casi un tercio de los 27.600 mamíferos terrestres, aves, anfibios y reptiles especies estaban disminuyendo de forma importante tanto en cuanto a su número como en cuanto a su hábitat.

La sexta extinción masiva es peor de lo pensado
Es decir, son menos y están quedándose sin un hogar. De forma progresiva, y a un ritmo que acabará por extinguirlos sin remedio en apenas unas décadas.

Sostenibilidad, la clave

No se necesita utilizar una calculadora ni hacer recuentos constantes cuando sabemos que el 50 por ciento de la fauna de la Tierra ha sido eliminado en los últimos 40 años. Ahora, además, estudios como éste están poniendo cifras a esta extinción en masa, poniendo sobre la mesa datos concretos que espantan más todavía. “No hace falta ser un genio de las matemáticas para darse cuenta de que, si seguimos perdiendo fauna a este ritmo, muy pronto no va a quedar nada”, explica Anthony Barnosky, científico de la Universidad de Stanford.

Detener este drama ambiental que, por otro lado, ya está afectando al ser humano, es tan sencillo como proponérselo. Tan fácil y tan complicado, si bien todavía hay una ventana de esperanza para detener la sexta extinción masiva. Los expertos señalan distintos aspectos que deben cambiar, orientando toda acción necesaria a la sostenibilidad.

Solo las iniciativas sostenibles pueden llevarnos a salvar a las especies, incluyendo la nuestra. Como ocurre con el avance del cambio climático, solo si se actúa de forma eficaz y urgente será posible detener este drama de forma efectiva. De lo contrario, podríamos llegar a un punto de no retorno que marcase un antes y un después. El futuro del planeta depende de nosotros, por lo tanto. ¿Una buena noticia o quizá todo lo contrario?