La solución a la contaminación: que no circulen coches y que dimitan políticos