La UE no protege el Mediterráneo