El lago Urmía, condenado a muerte