Las “3R” ecológicas: reducir, reutilizar y reciclar