Las abejas salvajes, en alarmante declive