Las áreas naturales protegidas impulsan la economía