Las aves, la bola de cristal del cambio climático