Las ballenas almacenan grandes cantidades de dióxido de carbono