Las ballenas son muy sensibles a los humanos