Las ciudades que hay junto a los lagos también pueden sufrir tsunamis devastadores, advierten los científicos