Las ciudades son más ecológicas que el campo