Las corrientes marinas pueden generar energía