Las desigualdades ecológicas dependen de las económicas