Las detonaciones sónicas pueden matar a más de 138.000 animales marinos en la costa este de los EEUU