Las emisiones de CO2 se estabilizan, pero el futuro pinta negro