Las empresas energeticas japonesas quieren reactivar los reactores nucleares