Las empresas sostenibles tienen empleados más eficientes
¡Cuántas veces se oye lo importante que es para una empresa tener unos trabajadores eficientes! ¿Cómo conseguirlo? Sin duda, la clave es la motivación. Y esto se puede conseguir apelando al medio ambiente. Con acciones directas, como permitiendo que trabaje en casa algún día, o con acciones indirectas.

El caso es que un reciente estudio elaborado por investigadores de la UCLA (Universidad de California, Los Ángeles) ha analizado cómo afectan los criterios medioambientales de las compañías a la productividad del empleado y ha descubierto que las empresas que siguen las normas ambientales internacionales tiene empleados que son un 16 % más productivos que las empresas menos sostenibles.

Para saber si una empresa era o no sostenible, los investigadores se basaron en las certificaciones oficiales de agricultura orgánica, de comercio justo o si se ajustaba a la normativa internacional de la Organización Internacional de Normalización ISO 14001 de Gestión del Medio Ambiente, entre otras.

Además, se realizaron encuestas a más de 10.000 personas de 5.220 empresas, tanto a dueños como a trabajadores. La productividad se mide como el logaritmo del valor añadido de la empresa por el número de empleados. El resultado: las empresas con conciencia ambiental son más productivas. Una vez más se cumple la máxima: lo que es bueno para el medio ambiente es bueno para la economía. También para las empresas.

No hay duda de que hay un componente indirecto en este resultado. No es que las prácticas respetuosas con el medio ambiente produzcan directamente una subida de la productividad de los trabajadores, pero sí afecta que haya un conjunto de buenas prácticas, como más capacitación para los trabajadores o mejores relaciones entre los empleados. Son, en definitiva, empresas en las que la gente quiere trabajar y, por tanto, trabaja a gusto y eficazmente. En otras palabras, el aumento de la productividad proviene de una buena gestión, no necesariamente de una certificación de comercio justo o del uso de materiales sostenibles.

Es un campo nuevo e interesante. Pero no debería sorprender. Si el trabajador tiene un buen concepto de la empresa en la que trabaja, trabajará más motivado. Porque no se puede ver todo desde la perspectiva económica. Ni en las empresas ni en ningún aspecto de la vida.