Las gaviotas emigran a las ciudades de interior por el declive de la industria pesquera