Las grandes ciudades no son las únicas contaminadas