Las luciérnagas inspiran la creación de una luz que no necesita energía para brillar