Las matemáticas ayudarían a evitar desastres ambientales