Las muertes por contaminación del aire aumentan en zonas de Asia
En algunos países asiáticos se ha producido una explosión en el uso del automóvil que ha concentrado en la región la mayor tasas de contaminación global del aire y, por consiguiente, también el número de muertes por enfermedades asociadas a tal contaminación.

En 2010, más de 2,1 millones de personas en Asia murieron prematuramente a causa de la contaminación del aire. Las máximas culpables fueron las partículas diminutas que provienen de la combustión de diésel y, en general, de los gases emitidos por automóviles y camiones. También la construcción y algunas industrias tienen parte del culpa. Según el estudio, publicado en The Lancet, 1,2 millones estaban en el este de Asia y China, y 712.000 en el sur de Asia, incluida la India.

En todo el mundo, murieron por enfermedades causadas por la contaminación 3,2 millones de personas en 2010, mientras que fueron 800.000 en 2000. La mayoría, viven en ciudades. Nadie puede escapar del aire contaminado. Los ancianos y los niños son los más perjudicados.

Los efectos se descubren, a menudo, a largo plazo. Por tanto, hay que actuar ya para evitar perjuicios en el futuro. La salud pública de la próxima década está en juego ahora.

Limitar el número de coches contaminantes

El 65% de todas las muertes por contaminación del aire se encuentran en Asia. Las enfermedades o síntomas más comunes son el declive cognitivo, los accidentes cerebrovasculares y los ataques cardíacos.

Otro problema son las cocinas de leña o combustibles fósiles. La contaminación en los hogares que usan estas fuentes de energía contaminantes para cocinar cayó, pero sigue suponiendo un riesgo demasiado alto en el sur de Asia. El nivel de contaminación del aire de partículas microscópicas en la India está muy por encima de los límites legales, que se sitúan en los 100 microgramos por metro cúbico. Durante el festival religioso de Diwali puede llegar a los 1.000 microgramos.

Las ventas de automóviles siguen aumentando en países emergentes como China e India. Se prevé que se vendan casi 18 millones en 2013. Algunos expertos piden un control en las ventas de coches contaminantes.