Las olas del tsunami pueden aumentar su peligrosidad por culpa de los edificios
Los obstáculos con los que se encuentra un tsunami al estrellarse contra la tierra pueden amplificar sus efectos, es decir, hacerlo más virulento. La disposición de los edificios y la forma de éstos pueden ser una trampa mortal en determinadas calles incluso en ciudades diseñadas para soportar el embate de un tsunami, de acuerdo con un nuevo estudio.

Científicos estadounidenses han recreado una ciudad en miniatura para entender la forma en que un tsunami choca contra la orilla, y han concluido que que los edificios pueden agravar los efectos del agua que llega en tromba a consecuencia del tsunami.

Sus conclusiones se presentaron esta semana en la reunión anual de la Unión Geofísica de Estados Unidos, y muestran que incluso si una ciudad tolera la fuerza de un tsunami masivo de forma general, puede haber algunos edificios y callejones que agraven sus daños al aumentar entre 80-100 veces la velocidad del agua.

Un revelador tsunami de 20 centímetros

De este modo, la planificación urbana es tan importante como las características de cada uno de los inmuebles, así como la evaluación del fluido sobre los edificios, según se desprende de este estudio, que analizó en profundidad cómo un tsunami afectaba a una ciudad costera a través de una réplica a escala 1:50 de la ciudad de Seaside, Oregon. A continuación, la maqueta se inundó con un tsunami de 20 centímetros de alto durante 5 segundos.

El experimento permitió comprobar que había ciertos lugares donde se concentraban los dañinos efectos de las olas, como un hotel en forma de U, los callejones esterchos o los edificios dispuestos en forma de T, si bien en general puede concluirse que el impacto del agua sería mucho menor si no hubiera ningún edificio.