Las olas del tsunami pueden aumentar su peligrosidad por culpa de los edificios