Las plantas quieren salir de las macetas
Científicos en Alemania han usado técnicas de resonancia magnética para investigar qué sucede con las raíces de las plantas cuando se hallan en condiciones limitadas de espacio, como puede ocurrir en una maceta. Las imágenes de las resonancias revelan que las raíces detectan las paredes y restringen el crecimiento de la planta.

Hendrik Poorter, del Instituto de Investigaciones Julich, en Alemania, y autor principal del estudio, ha asegurado que al ver los resultados de su trabajo reubicó las plantas de su casa a tiestos más grandes. Para Pooter, es importante que las plantas “estén contentas”.

Las imágenes de resonancia magnética son utilizadas comúnmente en medicina. En el caso de las plantas, revelan las moléculas de agua presentes en las raíces. Los científicos obtuvieron mapas en tres dimensiones que muestran claramente y por primera vez cómo la estructura radicular llega hasta la pared interna de la maceta y detienen el crecimiento.

Poorter y su equipo de investigación experimentaron con ochenta especies diferentes de plantas y descubrieron que, al duplicar el tamaño del pote, prácticamente se duplicaba el crecimiento de la planta. En realidad, parece no haber límite para el crecimiento, según ha explicado Poorter. En todas las especies que analizaron, el tamaño de la maceta era siempre el factor limitante.

Sólo dos semanas después de sembrar las semillas las raíces alcanzan el borde del pote, donde comienzan los problemas. Entonces, las raíces envían alguna señal a los tallos para que no sigan creciendo. Más de tres cuartos del sistema radicular se hallaba en la mitad exterior del pote, buscando una salida. En cambio, el centro de la maceta casi no se usa.

Para el investigador, comprender cuál es el potencial máximo de una planta es crucial para entender su crecimiento en condiciones naturales. Aun las macetas de mayores dimensiones no eran lo suficientemente grandes como para no limitar el crecimiento.

Investigaciones anteriores se habían centrado en el tamaño mínimo que puede tener un pote sin asfixiar el crecimiento.