Las plantas saben aritmética para no pasar hambre