Las polillas atacan los museos británicos