Las potencias mundiales comienzan a repartirse el petróleo libio