Las praderas submarinas almacenan el doble de carbono que los bosques