Las protectoras piden inversión en dignidad animal en lugar de fomentarse las peleas de gallos