Las protestas ciudadanas logran detener la construcción de una fábrica contaminante en China