Leonardo DiCaprio quiere salvar a la vaquita marina
Las redes sociales son un gran aliado de las causas animalistas, y Leonardo DiCaprio tiene un tirón fuera de toda duda. Así las cosas, sumando aquello y esto tenemos una bomba mediática que el protagonista de Titanic no dudó en hacer estallar en favor de un animal que está en inminente peligro de extinción a consecuencia de los desmanes del ser humano.

Esta vez su actuación no fue en favor de los tigres, los elefantes u otros animales terrestres que están a punto de desaparecer. Su activismo fue en favor de la vaquita marina, realizando un llamamiento a los mexicanos para exigir al presidente, Enrique Peña Nieto, que impida la extinción de esta especie endémica de México.

Leonardo, defensor de la vaquita marina

Hace nada, el actor pidió a través de sus cuentas en redes sociales que se proteja y salve a este cetáceo, el más pequeño del mundo, que habita en aguas mexicanas. Una petición que se realiza, por otra parte, en una situación de riesgo de desaparición extremo para este animal.

Leonardo DiCaprio quiere salvar a la vaquita marina
Su petición es solo una de las muchas que se realizan desde distintos sectores que están sumando esfuerzos para salvar a este mamífero marino. Entre otros, Greenpeace a través de campañas para salvar a éste y a otros mamíferos marino o, de forma específica, el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita marina (CIRVA) o el Animal Welfare Institute (AWI), entre otros.

Su difusión, sin embargo, adquiere una viralidad mayor, lo cual significa mucho a la hora de presionar para lograr su protección, justo en estos momentos tan críticos. No en vano, la vaquita marina podría extinguirse en cuestión de meses, apuntan los expertos.

Leonardo DiCaprio quiere salvar a la vaquita marina
¿Pero, cómo puede ayudar a salvarla? Como hemos visto, el oscarizado actor se dirige directamente al presidente mexicano, pero también espera que su legión de seguidores respalde los esfuerzos de conservación que se lleven a cabo, básicamente ayudando a crear una opinión pública que presione para reforzar las medidas.

Se trata, en suma, de ayudar a crear el necesario estado de alarma que requiere su situación, pues realmente están contra las cuerdas, y su cuenta atrás está agotándose. No puede afirmarse otra cosa si tenemos en cuenta que hay menos de 30 ejemplares en libertad, concretamente en el Golfo de California.

La pesca ilegal, el principal enemigo

La pesca ilegal está siendo la causa más importante de esta desaparición acelerada que no está remitiendo. Muy al contrario, su número ha caído en un 90 por ciento en el último lustro y ni siquiera la suspensión de las redes de enmalle han logrado detener su desaparición.

Leonardo DiCaprio quiere salvar a la vaquita marina
Por otro lado, es una suspensión temporal que está a punto de expirar. De ahí el llamamiento de Leonardo DiCaprio, ya que llegará a su fin el 31 de mayo, dentro de apenas unos días. A ello se suma, como he apuntado, su escasísimo número.

Se da la circunstancia, además, de que está cayendo atrapada en las redes como consecuencia de la pesca de un pez muy buscado para su uso como remedio en la medicina china: las totoabas, a las que se atribuyen poderes casi mágicos. El drama es que entre las capturas también se encuentran las vaquitas marinas, hasta el punto de convertirse en su guillotina como especie.

Medidas contra un inminente peligro de extinción

Aunque son distintas las medidas tomadas hasta la fecha, no bastan para salvar a la especie. No puede negarse que se han llevado a cabo una serie de actuaciones, como el uso de drones, la prohibición de redes agalleras (ineficaces si atendemos al descenso de la población en picado), gracias a la firma de 182 países de la Convención sobre del Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITIES).

Leonardo DiCaprio quiere salvar a la vaquita marina
Pero los expertos no cesan de advertir que las medidas no funcionan, poniendo el grito en el cielo porque, sencilla y llanamente, la extinción está a la vuelta de la esquina. Para que la vaquita marina tenga alguna posibilidad de salvarse, se hace necesario prohibir la pesca con redes de enmalle de forma definitiva.

Pero no solo eso, porque de un aumentar la vigilancia, y lograr la eficacia necesaria para que la pesca ilegal siga campando a sus anchas. Una situación límite en la que solo valen las actuaciones decididas con carácter de urgencia.

Leonardo DiCaprio quiere salvar a la vaquita marina
En este escenario, tan delicado, ha de entenderse la actuación de Leonardo DiCaprio, y su llamamiento a los casi 18 millones de seguidores en Twitter o a su popular página de Facebook.

¿Pero, servirá de algo? Por lo pronto, el presidente de México se ha puesto en contacto con DiCaprio, agradeciendo su preocupación y explicando que su país está centrando “todos sus esfuerzos” para evitar la extinción. ¿Pero, servirá para intensificar esfuerzos?

Es la pregunta del millón, y no solo con respecto al llamamiento del actor, sino también en relación a otros tantos toques de atención y, en fin, peticiones desesperadas por parte de organismos conservacionistas.

Esta semana hemos sabido también que el SeaWorld Orlando va a recaudar fondos para ayudar a su protección. En concreto, venderá productos de merchandising hechos por el pintor de la vida marina Guy Harvey, bajo una línea con el nombre de “Save the Vaquita”. Se donará el 15 por ciento de lo recaudado para organizaciones que están intentando evitar lo que cada vez parece más inevitable.

Actualmente solo quedan 30 ejemplares de la especie, quizá alguna más, probablemente muchas menos en los próximos días, semanas, meses. Hasta llegar a su extinción. O, por qué no, el animal podría ser rescatado finalmente. Leonardo DiCaprio está intentando que esta película tenga un final feliz.